Formas, motivos y patrones

El trabajo plasmado en los dechados señala a los patrones impresos como parte de sus principales fuentes formales. Durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, la llegada a México de revistas, libros e ilustraciones de origen extranjero, pusieron a disposición del “bello sexo” recursos especialmente enfocados en sus prácticas principales, destacando el caso de las labores en hilo y aguja.
Dentro de este panorama destacó la publicación periódica titulada Calendario de las señoritas mexicanas, así como La Camelia, Semanario de Literatura, Variedades, Teatro, Modas, etc. Desde España llegaron títulos como La dama elegante con nuevos diseños de costura y las últimas tendencias de la moda parisina. Sus contenidos abarcaban poesía, cuentos y novelas; textos de divulgación científica y artículos sencillos sobre nociones generales de lavado de ropa, moda y bordado, acompañados en todo caso por ilustraciones y patrones de tejido, bordado o deshilado; además se imprimieron patrones en folletines, impresos sueltos como tarjetas, cartones perforados para transferir los dibujos, e incluso modelos estampados alrededor de los carretes de hilos. Todo lo anterior repercutió en el intercambio de motivos, diseños e imaginarios a nivel internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s